• Print this page
  • Email this page to a friend

La Contribución del ICHRP

Dada la complejidad de los procesos políticos, el ICHRP le ha concedido siempre la máxima importancia a un enfoque colaborativo, un perfil discreto y a compartir más que a poseer. Se consideraba que su trabajo había supuesto una gran contribución cuando, como resultado del proceso o los resultados de la investigación los actores clave adoptaban su lenguaje o enfoque, se daba un cambio en la forma de pensar o en el enfoque; la influencia de los derechos humanos en las políticas se incrementaba o la práctica o teoría en materia de derechos humanos se veía enriquecida de cualquier otra forma. Algunos ejemplos de la naturaleza de las contribuciones específicas del ICHRP se tratarán a continuación.

La mayoría de los proyectos del ICHRP eran la anticipación de temas clave, dar respuesta a cuestiones emergentes que todavía no eran una prioridad para el movimiento pro derechos humanos. Por ejemplo, Beyond Voluntarism (2000) ayudó a catalizar un nuevo debate sobre la responsabilidad corporativa en relación con los derechos humanos y Duties Sans Frontières (2003) sembró un nuevo camino para dar respuesta a las obligaciones de los gobiernos en relación con los derechos económicos y sociales más ayá de sus fronteras. Climate Change and Human Rights: A Rough Guide (2008) puso de manifiesto la relevancia de los derechos humanos para la justicia climática. Fue un trabajo influyente y contribuyó al trabajo llevado a cabo por la ONU, numerosos defensores de los derechos humanos y el medio ambiente, investigadores y académicos. Allanó el terreno para importantes trabajos en los que se relacionaba la tecnología climática y los derechos humanos (2011).

Otros proyectos del ICHRP demostraron ser respuestas muy efectivas y oportunas a nuevos desarrollos institucionales. Por ejemplo, Performance & Legitimacy: National human Rights Institutions (2000) y el proyecto de seguimiento, Assessing the Effectiveness of National Human Rights Institutions (2005), llevados a cabo conjuntamente por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (OHCHR), fueron las primeras investigaciones globales de su tipo y han sido ampliamente utilizadas por la OHCHR, instituciones nacionales y sociedad civil.

Muchos proyectos del ICHRP también permitieron establecer lazos significativos entre gobernanza, administración pública y derechos humanos tratando grandes preocupaciones políticas desde el punto de vista de los derechos humanos. Corruption and human rights: making the connection (2008) e Integrating human rights in the anti-corrupcion agenda (2010) influenciaron el trabajo de instituciones anticorrupción nacionales e instituciones pro derechos humanos y llevaron al enraizamiento de preocupaciones relacionadas con los derechos humanos al trabajo de las organizaciones anticorrupción. Ayudaron a alinear el diseño de políticas de Transparencia Internacional con el marco pro derechos humanos y han sido traducidos a diversas lenguas. Local Rule: Decentralisation and Human Rights (2002) y Local Government and Human Rights: Doing Good Service (2005) fueron los primeros en examinar la descentralización, los servicios públicos y el gobierno local desde un punto de vista de los derechos humanos y clarificaron los vínculos entre las políticas.

Otros proyectos del ICHRP influenciaron una nueva forma de pensar acerca de los retos en materia de políticas o contribuyeron a desenmarañar controvertidas cuestiones desde el punto de vista de los derechos humanos. Por ejemplo, Local Perspectives: Foreign Aid to the Justice Sector (2000) atrajo gran interés y fue utilizado por numerosas agencias donantes como referente en los debates y sigue siendo de gran relevancia. Igualmente, Ends & Means: Human Rights Approaches to Armed Groups (2006) y Negotiating Justice? Human Rights & Peace Agreements (2006) supusieron una nueva perspectiva sobre derechos humanos para un complejo conjunto de problemas y fueron valorados muy positivamente por numerosos actores nacionales e internacionales. Sexualidad y Derechos Humanos (2009) y Navigating the Dataverse (2011) son ejemplos de trabajos del ICHRP que buscaban allanar el camino para un compromiso más constructivo con cuestiones complejas y controvertidas clarificando preocupaciones relacionadas con los derechos humanos.

Otros proyectos revisaban desarrollos clave en materia de derechos humanos, identificando las lecciones aprendidas y los retos futuros. Human Rights Standards: Learning from Experience (2006) examinaba la historia de los pasados procesos de establecimiento de estándares y proporcionaban una visión para dicho trabajo en el futuro. Catching the Wind (2007), el informe del décimo aniversario del ICHRP revisaba las principales tendencias en la sociedad y en los derechos humanos desde comienzos de los 90 e identificaba nuevos retos que seguirían requiriendo la atención de los derechos humanos en años venideros.

El poder de convocatoria del ICHRP era único y permitía que los actores pro derechos humanos se comprometiesen en debates y colaboraciones que de otra forma habrían sido difíciles de llevar a cabo, lo que a menudo llevaba a la introducción de nuevas agendas. Una reunión llevada a cabo en 1999 en relación con el trabajo del ICHRP en materia de jurisdicción internacional ayudó a fortalecer el pensamiento y la defensa sobre la cuestión tal y pasó a verse como una piedra angular. De forma similar, un Coloquio celebrado en 2010 reunió a defensores de los derechos humanos, expertos en desarrollo y macroeconomistas de todo el mundo, así como a representantes sénior de instituciones multilaterales e intergubernamentales, y se consiguió hacer avanzar el entendimiento de las consideraciones en materia de derechos humanos en el diseño de políticas económicas.

El trabajo del ICHRP en materia de pluralismo legal, When Legal Worlds Ovelap (2009) reunió a defensores de los derechos de las mujeres y los indígenas, abogados, antropólogos, expertos en estado de derecho y derecho y desarrollo que desarrollaron un enfoque pro derechos humanos a cuestiones jurídicas “no estatales” o “costumbristas” y legalismo plural en el derecho de familia, etc. El trabajo del ICHRP sobre control social (2010) reunió a defensores de los derechos humanos, criminólogos, sociólogos y expertos en migración, planeamiento urbano, salud y política a desarrollar un nuevo entendimiento de las medidas de control social llevado a cabo por el estado en diferentes áreas. Esto allanó de nuevo el camino para una nueva reunión de activistas y expertos en penalización de la pobreza (2011), lo que contribuyó significativamente a un innovador informe del Relator Especial sobre extrema pobreza y derechos humanos al UNGA (A/66/265).

EL ICHRP se comprometió activamente con un amplio número de actores influyendo en su trabajo, aumentando la huella de los derechos humanos en el diseño de políticas. Una colaboración mano a mano con varias agencias de la ONU y otras, así como con ONGs nacionales e internacionales, universidades y centros de investigación permitieron una mayor diseminación y traducción a múltiples idiomas de los informes del ICHRP y de sus resúmenes. Lo que es más importante aún, hizo que fuesen usados como herramientas para apoyar la defensa, la formación y la construcción e capacidad, y también como material didáctico y recursos complementarios.

Lea más sobre los proyectos del ICHRP.